Invierno


01

Abril

2013
Últimos temas
» ✝ Dementium: Welcome to Ibernbur Island {Normal}{+18}
Lun Jun 17, 2013 8:17 am por Invitado

» The End of Our Days [Afiliacion Elite]
Lun Jun 17, 2013 3:02 am por Invitado

» Skipping Stone - Afiliación Élite Confirmada
Miér Mayo 29, 2013 1:41 pm por Invitado

» We Came to Smash - Elite
Vie Mayo 17, 2013 12:24 pm por Invitado

» Rendez-vous; Héd
Jue Mayo 16, 2013 6:04 pm por Irene Brauner

» •• Dirty Passion +18 {ÉLITE} Cambio de botón.
Mar Mayo 14, 2013 6:22 pm por Invitado

» No hay estrellas en este cielo [ Lodewijk ]
Dom Mayo 12, 2013 10:14 pm por Lodewijk T. van Otterloo

» The Balance [Normal]
Vie Mayo 10, 2013 10:21 am por Invitado

» Enjoy the Silence 4.0 {+18 || Terror || Un año Online }{Élite}
Lun Mayo 06, 2013 8:14 am por Invitado

Burn In Hell RPGPhotobucketMementoGossip Girl RPGDirty Passionthe game is onFatal Beauty Hogwarts ReductoCruel Intentions

Get out, give back my calm -Privado-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Get out, give back my calm -Privado-

Mensaje por Z. Bertram Crohënberg el Jue Mar 07, 2013 2:10 pm


Get out, give back my calm
Plaza – Mañana del miércoles – Rimma



Entre el alboroto y las risas de un par de niños pequeños, el cuchilleo de un par de amas de casa y el bullicio sonoro que albergaba la plaza, Zack trataba de concentrarse en el papel que sujetaba delante de su rostro. Sentado en un banco aguardaba el paso de las horas sin preocuparse por no recuperar el que se le escapaba entre las manos. ¿Había algo menos valorado para Bertram que el tiempo?. Perderlo era su pan de cada día. Lo tenía libre aquel día y lo abrumaba, se aburría. Y asombrosamente se encontraba de un sutil buen humor ese día soleado. Bañaban su rostro los magníficos rayos de sol, dejando su calor sobre el cuerpo abrigado y bien vestido del diácono. No era el único disfrutando del buen tiempo, que se presentaba extraño en los páramos de Harlem, otros muchos habían decidido que era el día ideal para pasear y contarse las novedades de la semana.

Zack leyó el titular de una de las noticias del periódico sin mucho ímpetu, un periódico que había robado como si fuera un rebelde adolescente del porche de una de las casas colindantes a la suya. En su casa nunca se compraba el periódico y si por error llegaba uno a su puerta, su padre tardaba menos de tres segundos en tirarlo a la basura y hacerlo desaparecer. Allí no podía haber más realidad que la que el progenitor predicaba, ni más camino a la verdad que no fuera el que el Señor imponía. Faltar al mismo suponía un castigo, un castigo que hacía tiempo que el mayor de los hermanos Crohënberg no recibía. Sabía esconderse, realizar ese tipo de acciones en la más pura clandestinidad aunque, evidentemente, se encontrara de cara al mundo.
Ignoraba las miradas que se posaban en su persona, hablaban de él, de su familia, de la sucia de su hermana... Y no le importaba lo más mínimo. Lo único que le preocupaba en ese instante es que alguien interrumpiera su apacible tranquilidad. ¡Ay del niño que le diera con la pelota!

exilium
avatar
Z. Bertram Crohënberg


Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 03/03/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get out, give back my calm -Privado-

Mensaje por Invitado el Jue Mar 07, 2013 7:08 pm


Get out, give back my calm
Plaza – Mañana del miércoles – Bertram




Día libre. ¡Qué extraño sonaba eso en la vida de Rimma ahora! Tomó uno de sus sombreros de paja y se dirigió hacia el pueblo intentando fingir que todo en la vida era color de rosa, tanto como su vestido. Pero no, no lo era. ¡Y era tan difícilmente fingir! Como si tuviese una marca en su frente, la gente del pueblo la reconocía en su andar y cuchicheaban cuando sus pies la alejaban. Podía escuchar los murmullos a lo lejos, las miradas penetrantes, los dedos apuntando. Puritanos, simples puritanos que escondían tras casas con limpias fachadas y sonrisas falsas sus viles pecados. Si tan sólo pudiese ella conocer los secretos de la gente, acabar con sus mentiras. O no, mejor sería que ellos mismos se los contarán. Convencerlos, hacerles caer en un juego de perdición. No tenía el poder, por mucho que le costase admitirlo y a veces se creyera una todo-poderosa, no podía hacer eso. Muchos de ellos ni siquiera la miraban a la cara.

En cuanto llegó a la plaza del pueblo y vio a Bertram allí sentado en una de las bancas, supo que había hecho una buena elección para pasar su día libre. Llamaba su atención, no de la manera en que como podría pensar la gente que lo hacía, más bien en una horda de misterio que hacia que Rimma sucumbiera, tal como lo estaba haciendo ahora: Sus pasos sin pensarlo la llevaron hacia él. — ¿Noticias nuevas? — preguntó frente a él e intentando asomar su nariz por encima del periódico. Sabía que su presencia no era bienvenida, lo había notado hacia ya tiempo, pero Rimma no era del tipo de persona que se intimidaba por esas cosas y mucho menos era de los que observaba desde las sombras. ¿La morena quería algo? La morena iba por eso. Le había tocado ahora el turno al diácono.
exilium
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Get out, give back my calm -Privado-

Mensaje por Z. Bertram Crohënberg el Vie Mar 08, 2013 8:25 am


Get out, give back my calm
Plaza – Mañana del miércoles – Rimma



Se sobresaltó ante la llegada inesperada de la morena, que somaba timidamente sus ojos y nariz por encima del periódico que él sujetaba. Trató de mantener la compostura y no demostrar que la repentina presencia de la mujer lo había asustado. Carraspeó un par de veces la garganta y estiró el periódico hacia delante sin importarle si estaba o no Rimma al otro lado. Volvió a adpotar así su posición anterior.—Dime una cosa.— levantó una ceja sin apartar la mirada del papel, aunque no le estuviera prestando demasiada atención.—¿De toda la gente del pueblo has tenido que venir a parar al único que no quiere ser molestado?.— desvió un instante su mirada del periódico para dedicársela a ella mientras lanzaba un suspiro y pasaba la hoja.

La morena le resultaba interesante, cuanto menos curiosa, y sabía como regatear con Zack como ninguna otra persona lo hacía. Cómo y cuándo había aparecido en su vida con una frecuencia indeseada, era algo que no le gustaba recordar. Puso cara de sorprendido, abriendo mucho los ojos y acercándose al papel.—¡Oh vaya!.— y cerró el mismo con un rápido y brusco gesto.—Hoy tampoco te he visto en el periódico.— una sonrisa sarcástica y divertida por su burla asomó en el rostro del rubio a medida que depositaba aquel montón de papel inservible a un lado suyo. Debía resignarse a que su tranquilidad se había terminado con su llegada, sin embargo no era la peor persona que podía haberse encontrado. Probablemente, pensó, era la mejor de su pequeña lista negra con la que podía toparse. Una lista negra que alcanzó niveles desorbitados hace cinco años.
Rimma no era como los demás, ni si quiera quería estar en el pequeño pueblo alemán. A pesar de todo permanecía allí, entre los habitantes de un regio lugar seguidor de Dios.—Dime, ¿qué te ha traído hoy por aquí?.— apoyó el tobillo de la pierna derecha sobre su rodilla, adoptando así el cruce piernas propio para un hombre. Mientras su mano, que ya presentaba una herida bien curada, descansaba en su barbilla. ¿Interés en la morena?, podría ser que fuera eso.
exilium
avatar
Z. Bertram Crohënberg


Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 03/03/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get out, give back my calm -Privado-

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 09, 2013 12:36 pm


Get out, give back my calm
Plaza – Mañana del miércoles – Bertram




Rió nerviosa. Incluso para ella la situación se tornaba incomoda, Bertram no era santo de su devoción ni estaba tan poco en la lista negra de su vida, pero tenía algo, ese algo que le producía estar cerca de él y rondarlo, tal como lo estaba haciendo ahora. Rimma sentía que había algo en él que ella necesitaba saber para llegar a la meta final y en su, quizás inocente, esperanza por lograrlo era capaz de hacer cualquier cosa. Sin ser invitada se sentó a su lado, apoyo un codo sobre la banca y la cabeza sobre su mano, se quedó sentada de costado sólo pudiendo mirar el perfil del rubio. No era necesario responder a su primera pregunta pero si un gesto de desagrado se dibujó en el rostro de la alemana cuando escuchó lo siguiente. ¿Era necesario que le recordará ese tipo de cosas? Tenía la certeza de que para él si era fundamental y Rimma, por raro que fuese, estaba dispuesta a soportarlo.

— ¿En serio no estoy? — Preguntó siguiendo la misma broma que él hacia. Su cuerpo se acomodó hacia adelante sentándose correctamente y luego añadió. — Yo a ti no te he visto nunca en uno — dos perfectos desconocidos metidos en un pueblo que lo era todavía más. Se quedó unos segundos pensando en su pregunta, ¿Qué acaso no conocía él ya la respuesta? La misma de siempre: Curiosidad. Se encogió de hombros y prefirió no emitir respuesta alguna.

— ¿Qué dice el periódico hoy? — Preguntó fingiendo estar interesada en lo que esa hoja de papel pudiese decir, ¿qué le importaba a ella? Absolutamente nada, pero había que comenzar la conversación de alguna forma y desviarla hacia otro sitio diferente de a donde él quería llevarla. ¿Preguntas directas y concretas? ¿Para qué? Sabía perfectamente que él no las respondería o si lo hacia, sería con mentiras. Sentía en ese minuto a Bertram como una presa en donde ella tomaba el papel de cazadora, ¿o era al revés?
exilium
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Get out, give back my calm -Privado-

Mensaje por Z. Bertram Crohënberg el Dom Mar 10, 2013 7:43 am


Get out, give back my calm
Plaza – Mañana del miércoles – Rimma



Zack se cruzó de brazos mientras su mirada seguía los movimientos de la muchacha. Una mujer que no había sido invitada ni llamada, un ser que escondía en su alegre mirada aquello que Zack quería conocer.—Mejor.— se encogió de hombros indiferente. Él ya había levantado demasiada polémica, tantas habladurías y chismes que ya se sentía famoso. Pero, ¿quién en aquel pueblo no tenía algo por lo que callar?, ¿quién osaba predicar, como el profeta sus palabras, que no pecaba?. Bertram podía asegurar que todas las almas católicas de Harlem, las conocidas, habían pasado por el confesionario de la iglesia y, aunque jamás sabía qué le contaban al cura que los perdonaba en nombre del Todopoderoso, sabía por sus lágrimas y rostros hundidos que no era algo por lo que estar orgulloso.
Sin querer desvió sus azulinos ojos hacia el periódico ante su pregunta, tomando el aire necesario para poder contestarle.—Que el mundo va fatal.— nada nuevo, no obstante. Sin embargo Harlem permanecía en un punto intermedio que asustaba. El lugar en el que nada ocurría, alejado del mundo que los rodeaba como si de apestados se tratasen.

El diácono agarró el periódico de nuevo entre sus manos y se lo puso encima a Rimma con una amplpia sonrisa socarrona.—Quédatelo. Así podrás leerlo.— Zack estaba seguro que la chica no había acudido hasta él simplemente para preguntarle cómo iba el mundo. ¿Trataba acaso mantener una conversación banal con él?.—¿Qué pasa hoy por tu mente?.— del bolsillo superior de su chaqueta, sacó una cajetilla de tabaco y un mechero. Cogió el del medio de todos, siempre lo hacía a pesar de ser una absurda costumbre. Tras encenderlo le ofreció uno a Rimma. No sabía si fumaba pero aquella manera era una vía para conocer algo mejor a la cantarina.—Coge alguno si fumas, yo no debería ¿sabes?.— pero le importaba poco. No era el diácono que todos esperaban que fuera y no se ocultaba, a pesar que debía aprender a ser más discreto. Zack tenía la mala costumbre de separar su vida de la iglesia, sin llegar a comprender del todo que era lo mismo.
exilium
avatar
Z. Bertram Crohënberg


Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 03/03/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get out, give back my calm -Privado-

Mensaje por Invitado el Dom Mar 10, 2013 6:18 pm


Get out, give back my calm
Plaza – Mañana del miércoles – Bertram





— Tú haces muchas cosas que no deberías — dijo cogiendo uno de los cigarrillos. Rimma ni siquiera sabía bien de lo que estaba hablando, porque no conocía demasiado de Zack, sin embargo suponía las cosas y Rimma era lo suficientemente astuta como para creer que sus supuestos la llevarían a lo cierto. Acercó el cigarro al diácono para que fuese él quien lo encendiera y en ese minuto los ojos de Becher se cruzaron directamente con los del rubio, por alguna extraña razón, Rimma evadió su mirada y se alejó para volver a sentarse con los ojos perdidos en el horizonte una vez que el tabaco fue encendido.

— ¿Sabes que me gusta de este lugar?— preguntó evadiendo completamente cualquier pregunta que él pudiese hacer antes. El blanco cigarrillo roso apenas sus labios y en cosa de segundos una bocanada de tóxico humo fue exhalado desde sus pulmones. — Lo divertido que es intentar descifrar a la gente — comenzó diciendo mientras con su mano libre intentaba seguir el ritmo de una de sus canciones sobre su muslo. Su mirada se perdía de un lado a otro entre los transeúntes y de pronto su mano se levantó en dirección hacia un matrimonio, de unos cincuenta años, que caminaba cerca de ellos. — Mira allá. Tan felices y radiantes, caminando de la mano como si fuesen dos adolescentes. Como si nada importará — sus palabras se estancaron por breves segundos, ladeó su cabeza y continuó en su escrutinio contra la pareja de la cual hablaba. — Pero en este año que he estado aquí, he aprendido que jamás puedes confiar en la gente tan feliz. ¿Puedes saber que esconden? ¿Cuantos secretos hay detrás de esas falsas sonrisas? — y allí estaba Rimma otra vez, hablando demasiado pero de forma banal. ¿Para qué? Para conseguir respuestas indirectas que le ayudaran.
exilium
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Get out, give back my calm -Privado-

Mensaje por Z. Bertram Crohënberg el Lun Mar 11, 2013 12:37 pm


Get out, give back my calm
Plaza – Mañana del miércoles – Rimma



La hábil mujer evitaba contestar sus respuesta con la eficacia de las víboras al morder, tan certeramente que ponía complicada la tarea de querer saber. Zack aprendía poco a poco a tratarla, a saber llevarla. Sabiendo que si quería algo, tenía que dar él primero. No siempre era así, no siempre la dejaba ganar. Ambos jugaban a un curioso tira y afloja, uno en el que a veces tocaba ceder terreno para conseguir los propósitos. Sin embargo aquella mirada distante dedicada mientras el cigarro se encendía en la boca ajena lo descolocól. ¿Qué era eso que atisbó momentáneamente en las acciones de la morena?

Entre el humo provocado por los dos cigarros encendidos, el muchacho contempló con una leve sonrisa a la pareja señalada por Rimma. Hombre y mujer de avanzada de edad, más no ancianos. Los conocía y la felicidad no era exactamente su fuerte, o eso solían decir las malas lenguas que no eran la suya. Zack jamás hablaba de los demás.—No debes fiarte de nadie.— felices o no felices, ¿cuál era exactamente la diferencia que marcaba la confianza?. Él no solía hacerlo con mucha gente, contadas eran las personas que tenían la plena confianza del diácono.—¿De qué más te has dado cuenta?.— una honda calada al cigarro prosiguieron a sus palabras junto a una mirada de escrutinio profesional. Quería conocer qué era lo que Rimma quería de su persona, qué respuesta debía evadir y cuales responder de manera indirecta.—¿Todas las sonrisas son falsas?.— era curioso ver como el mundo se dejaba embriagar por esa fachada de juzgar. Zack se encogió de hombros antes de apartar la mirada de su acompañante y pasarla hacia el matrimonio.
exilium
avatar
Z. Bertram Crohënberg


Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 03/03/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get out, give back my calm -Privado-

Mensaje por Invitado el Mar Mar 12, 2013 3:04 pm


Get out, give back my calm
Plaza – Mañana del miércoles – Bertram




Las preguntas se volvían personales. Indirectamente personales. ¿Qué intentaba saber Zack? Rimma se concentró en el humo de cigarrillo que emanaba de su boca mientras su mirada continuaba atenta a los movimientos de la pareja. No entendía como el diácono se atrevía a dar ese tipo de consejos para Rimma, él era el menos indicado para hacerlo. Una pequeña sonrisa irónica se escapo de sus labios y sus ojos se posaron sobre él buscando encontrar en su silueta las respuestas del mundo. — No me fío de nadie — le dejó en claro, sus ojos volvieron a mirar al horizonte antes de que la alemana volviese a hablar. — Menos de ti — y él seguramente lo tenía incluso más claro que Rimma. El cigarrillo se extendió entre sus dedos.

— ¿De qué más me he dado cuenta?— repitió la pregunta como en un examen final, en donde estás demasiado nervioso para entender del todo o mejor aún, en donde sólo buscas más tiempo de pensar la respuesta acertada. Se había dado cuenta de muchas cosas, cosas que prefería no compartir con nadie. No cosas del resto, cosas de ella, cosas que la involucraban o la involucrarían en un futuro: Bertram no era quien debía ser su pañuelo de lágrimas. — Dime tú que más debería saber. Has vivido aquí toda una vida, tienes más para contar — y ahí estaba otra vez, evadiendo preguntas como si de un arte milenario se tratase. Por mucho que él lo intentará, por mucho que ella lo hiciera, el juego entre ambos continuaría. Exhalo un suspiro y sus manos fueron a dar juntas, entrelazadas, sobre su abdomen.

— Dime una cosa, Zack... — se detuvo un segundo al pronunciar su nombre — ¿te puedo llamar así verdad? — preguntó por cortesía, aunque esa no era su verdadera duda. De todas formas, prosiguió. — ¿Con cuantas te has acostado? — la mirada era viva, latente, clavada sobre la silueta del rubio. La pregunta había sido directa, era el momento de dar el siguiente paso.
exilium
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Get out, give back my calm -Privado-

Mensaje por Z. Bertram Crohënberg el Mar Mar 12, 2013 3:49 pm


Get out, give back my calm
Plaza – Mañana del miércoles – Rimma



¿Que no se fiaba de él?. No era nada que no se esperase, lo demostraba con cada palabra y gesto hacia su persona. Menos aún le importaba. Rimma no había sido nunca santo de su devoción. Con lo que lo único que pudo hacer fue encogerse de hombros antes su absurda respuesta y vitar mirar a la muchacha.
Las preguntas se quedaban en el aire con una velocidad pasmosa, preguntas que no tendrían su respuesta inmediata. Por mucha curiosidad que pudiera tener Zack con respecto a ellas. ¿Con qué derecho se pensaba entonces que podía venir a preguntarle?. El diácono sonrió, dejando que esa ola de misterio que siempre lo envolvía se ampliara hasta chocar con el universo. No tenía intención de contestar tal cosa.—La vida es muy aburrida aquí.— y con eso pensaba dejar claro que no diría nada más acerca de su pueblo de origen. Harlem, el sitio en el que todos tenían algo que callar.

Se le abrieron los ojos ante tal osadía. Bertram pensó en Ruth, la primera mujer con la que había llacido en contra de la voluntad de Dios. Esa que le había hecho plantearse más de una vez si alguna vez volvería a tocar a otra mujer. Debía guardar castidad, o eso le solía decir su padre. Sin embargo Zack no había hecho más que faltar a sus votos de castidad en el silencio, retando una y mil veces al que debía ser su guía en la vida. ¿Que mejor que desmotrar una mejoría que olvidando a su hermana en brazos de otra?—¿Con cuántos te has acostado tú?.— miró a Rimma levantando una ceja, sin darle lo que buscaba. Usó la misma técnica que ella solía utilizar con él: responder con otra pregunta, sin decir nada en claro. El cigarró bailó con el humo posado sobre sus manos, un humo que ascendía para perderse en la nada, mientras con la cabeza ladeada un gesto de diversión esperaba que la morena le regateara de nuevo.
exilium
avatar
Z. Bertram Crohënberg


Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 03/03/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get out, give back my calm -Privado-

Mensaje por Invitado el Mar Mar 19, 2013 11:33 am


Get out, give back my calm
Plaza – Mañana del miércoles – Bertram




— ¿Fuera o aquí? — se apresuró a responder sin miedo alguno. ¿Pensaba que podía intimidarla? Estaba completamente equivocado. Era el juego de Rimma, no de él, ella iba a decidir hasta donde llegar y que camino debían seguir. Ella decidía lo que había que responder y lo que había que callar. El silencio, las horas, las palabras, estaban bajo su control. Zack no iba a venir aquí a cambiar ninguna de las reglas.

— De todas formas no respondiste a mi pregunta — Le hizo ver mientras se cruzaba de piernas y apoyaba las manos en sus rodillas. Le miraba fijamente, otra vez, como si nadie más en el parque existiera y como si él fuese la última persona en el mundo a la que vería. El interés que producía en ella era un hecho indescriptible que ni ella misma podía llegar a responderse. ¿Sabía realmente él algo? ¿Algo que le ayudará a salir de allí? ¿ O era sólo el hecho de lo divertido que le parecía aquel juego en que nadie quería soltar la soga? No iba a ser ella quien diese un paso atrás.

Cambió su posición en el asiento para quedar otra vez de costado, apoyado el codo sobre el respaldo de la banca y una de sus piernas sobre el asiento.

— Han sido cinco fuera de aquí — respondió finalmente, quizás la única forma de que Bertram hablará era dejandole creer que tenía, aunque fuese un poco, el control. — Nadie aquí, todavía. — agregó en un tono cómplice, que hasta intimidaba. Finalmente, por alguna extraña razón, agregó. — ¿Acaso quieres ser el primero? —
exilium
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Get out, give back my calm -Privado-

Mensaje por Z. Bertram Crohënberg el Miér Mar 27, 2013 11:13 am


Get out, give back my calm
Plaza – Mañana del miércoles – Rimma



Ella llevaba el control de la situación, y si pensaba que no se daba cuenta de su intención la chica erraba. Sólo dejaba que ocurriese, sin mostrar un interés insanamente exaltado en que cambiaran las tornas. Diferente resultó aquella mañana sin señalar en el calendario, Bertram se había propuesto guardar silencio, uno que sólo rompería si la mujer daba un poco su brazo a torcer. El diácono estaba cansado de estar siempre en desventaja, de ser el primero en dar el paso para que la morena diera otro más. Volvió a demostrarlo al encogerse de hombros esperando una respuesta, que llegó de una manera que no se había esperado. Le asaltó la risa, esa que casi le hizo escupir el humo que había inhalado tras la calada al cigarro. Miró el mismo entre sus dedos para después posar los ojos, de nuevo, sobre la chica.—Tengo un voto de castidad que cumplir.— supuso que con aquella frase englobaba las dos preguntas de Rimma de una manera absurda, tan falsa como propiamente verdadera.—Uno no se hace diácono sin ciertos sacrifícios.— Rimma no podía saber la realidad tras las puertas de su casa, hacia ya mucho tiempo que había ocurrido el más vil de sus pecados. Sin embargo con la llegada de Ruth al pueblo, las habladurías habían vuelto a aparecer en bocas ajenas.

No iba a ser el primero en darle pie a Rimma a que pudiera interesarse e indagar más en su vida, si ella había oído o no algo no tardaría en sacarlo a relucir.—Debe gustarte mucho el pueblo para haber abandonado tu vida en la ciudad, ¿no?.— esa pregunta estrella, una que había realizado mil veces de mil maneras. Ninguna con nada en claro. ¿Quién podía rendirse ante algo tan tremendamente interesante como eran las razones de Rimma para acabar en Harlem?. Una cuestión de tantas que Zack sabía que no obtendría ningún tipo de enclarecimiento.
exilium
avatar
Z. Bertram Crohënberg


Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 03/03/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get out, give back my calm -Privado-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.