Invierno


01

Abril

2013
Últimos temas
» ✝ Dementium: Welcome to Ibernbur Island {Normal}{+18}
Lun Jun 17, 2013 8:17 am por Invitado

» The End of Our Days [Afiliacion Elite]
Lun Jun 17, 2013 3:02 am por Invitado

» Skipping Stone - Afiliación Élite Confirmada
Miér Mayo 29, 2013 1:41 pm por Invitado

» We Came to Smash - Elite
Vie Mayo 17, 2013 12:24 pm por Invitado

» Rendez-vous; Héd
Jue Mayo 16, 2013 6:04 pm por Irene Brauner

» •• Dirty Passion +18 {ÉLITE} Cambio de botón.
Mar Mayo 14, 2013 6:22 pm por Invitado

» No hay estrellas en este cielo [ Lodewijk ]
Dom Mayo 12, 2013 10:14 pm por Lodewijk T. van Otterloo

» The Balance [Normal]
Vie Mayo 10, 2013 10:21 am por Invitado

» Enjoy the Silence 4.0 {+18 || Terror || Un año Online }{Élite}
Lun Mayo 06, 2013 8:14 am por Invitado

Burn In Hell RPGPhotobucketMementoGossip Girl RPGDirty Passionthe game is onFatal Beauty Hogwarts ReductoCruel Intentions

La soceidad del odio [Ray]

Ir abajo

La soceidad del odio [Ray]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 11, 2013 4:09 pm

Hacía ya varios días que un proyecto rondaba por mi mente, bueno, realmente mi mente siempre estaba en movimiento por lo que pasaban proyectos continuamente, pero este caso era especial, es decir, la mayoría de mis ideas eran realmente simples teorías o fantasías, cosas imposibles de poner en práctica... de momento, pero esto si podía ponerlo en práctica, al fin y al cabo tenía tanto los recursos como la discrección necesarios en este pueblo alejado de la mano de Dios (que ironía). Si bien era cierto que el poco interés que mostraba la gente en los pacientes del psiquiátrico, sumado a la gran ignorancia general de aquel lugar con respecto a como debe funcionar un psiquiátrico, me daban un montón de libertad para experimentar y avanzar en mis divagaciones, para este experimento requería de un sujeto cuerdo y, sobre todo, libre.

Pero, ¿por donde empezar? La verdad esque no conocía apenas a nadie asi que cualquier persona me valdría. Despues de un par de minutos pensando en ello me dirigí a la cantina, había intercambiado palabras un par de veces con el cantinero, un hombre de fuera según creía. Perfecto. Ademas me agradaba ir a la cantina, solía ir de vez en cuando ya que era uno de los pocos atisbos de civilización y un buen lugar para refugiarse del fantasimo religioso de aquel lugar.

Entré y, como muchas otras veces, estaba vacía, pero era normal, normalmente a aquellas horas todo el mundo estaba trabajando por lo que aquel lugar estaba desierto. Y alli estaba, el cantinero, el hombre del momento. Me senté en la barra y lo miré.

-Ponme un wkisky.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La soceidad del odio [Ray]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 11, 2013 6:23 pm

Un día más y el lugar como siempre se encontraba vacío a aquellas horas de la tarde y, siendo primeros días de semana, se encontraría desierto la mayor parte del tiempo. Días como aquellos no eran más que un asco ya que, por la poca actividad, el tiempo parecía ralentizarse a posta, buscando torturarlo y hacerlo perder la cabeza. En ese maldito pueblo apenas habían distracciones, algo con que matar el tiempo en las horas muertas, no habían periódicos o revistas actuales y los pocos libros a los que podía tener acceso ya los había leído probablemente más de una vez. Aburrimiento y monotonía, viviendo cada día igual que el que el día anterior, mirando las mismas caras, escuchando las mismas historias, huyendo siempre de los rezos constantes, echando de menos lo que un día echó de más y con las ganas constantes de huir, de largarse de allí. Ya ni siquiera vengarse por lo que un día le hicieron estaba dentro de sus planes, para qué gastar el tiempo en aquello si al terminar el día seguirá estando en ese maldito tiempo quién sabe cuanto tiempo más.

Sin nada que hacer, encendió un cigarro y cogió uno de los dardos viejos y gastados que le había dado uno de los viejos que solían acudir al bar, esos pocos que eran vistos como pecadores y que ya habían perdido la fe en Dios, el pueblo e incluso en ellos mismos. Así que ahí estaba él, con un cigarro en una mano y un dardo en la otra, aguzando la puntería para dar justo en el blanco de la diana al tiempo que pensaba qué hacer al final de día. Pronto, la idea de volver a trabajar en la vieja Harley del año 1946 que había 'heredado' del antiguo dueño de la Cantina empezaba a ser una buena opción. Probablemente tendría que buscar ayuda, pero sabía a quién dirigirse en tal caso. Mientras mantenía su cabeza ocupada, iba lanzando los dardos ya sin interés por hacer buenos lanzamientos, sino con el fin de mantener su cuerpo en movimiento y dando una calada al cigarro de vez en cuando.

Empezaba a acostumbrarse al día vago, hasta que alguien entró al local. Rayzard, giró la cabeza lo suficiente para saber a quién pertenecían aquellos pasos a los que no tardó en reconocer y ponerle cara. Se trataba de uno de los vigilantes, un tipo al que ya había conocido anteriormente y con quien había intercambiado escuetas palabras. No dejó lo que estaba haciendo hasta que escuchó el pedido.
— Parece que no soy el único que tiene el día muerto.— Comentó en voz alta, antes de encender su segundo cigarro, sin esperar realmente una respuesta o algún comentario por parte del vigilante. Caminó de regreso a la barra, cogió una de las botellas de whisky barato y antes de llenar el vaso, miró al chico. — ¿Solo o con hielo?.—
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.