Invierno


01

Abril

2013
Últimos temas
» ✝ Dementium: Welcome to Ibernbur Island {Normal}{+18}
Lun Jun 17, 2013 8:17 am por Invitado

» The End of Our Days [Afiliacion Elite]
Lun Jun 17, 2013 3:02 am por Invitado

» Skipping Stone - Afiliación Élite Confirmada
Miér Mayo 29, 2013 1:41 pm por Invitado

» We Came to Smash - Elite
Vie Mayo 17, 2013 12:24 pm por Invitado

» Rendez-vous; Héd
Jue Mayo 16, 2013 6:04 pm por Irene Brauner

» •• Dirty Passion +18 {ÉLITE} Cambio de botón.
Mar Mayo 14, 2013 6:22 pm por Invitado

» No hay estrellas en este cielo [ Lodewijk ]
Dom Mayo 12, 2013 10:14 pm por Lodewijk T. van Otterloo

» The Balance [Normal]
Vie Mayo 10, 2013 10:21 am por Invitado

» Enjoy the Silence 4.0 {+18 || Terror || Un año Online }{Élite}
Lun Mayo 06, 2013 8:14 am por Invitado

Burn In Hell RPGPhotobucketMementoGossip Girl RPGDirty Passionthe game is onFatal Beauty Hogwarts ReductoCruel Intentions

Todo cambia <Debórah>

Ir abajo

Todo cambia <Debórah>

Mensaje por Invitado el Dom Mar 17, 2013 12:04 am

Ciro se encontraba sentado en uno de los bancos de la plaza. No sabía cuanto tiempo había estado allí, podían ser minutos como horas. Lo sabría cuando chequeara su reloj. Su mente se encontraba dispersa, vagando por diferentes tiempos y espacios. Observaba distraído a la gente pasar frente a el. Cuando era niño todo resultaba diferente, el moreno tenia recuerdos bastantes gratos del pueblo. Nada de lo que era desde hacía cinco años. ¿Como habían caído en ese espiral? ¿En que momento habían perdido de vista lo sagrado de la vida? No tiene idea. Pero no solo le molesta el cambio alrededor suyo, si no el interno. Había incendiado la Iglesia... Ni el dos años atrás se imaginaria tal acto.

El cigarro que había encendido continuaba echando humo, pero hacía varios segundos que no estaba prestando atención a esto, se iba consumiendo lentamente entre sus labios, hasta que una pequeña parte de la ceniza cayo sobre su pantalón, y el moreno recordó el tabaco. Se sacudió las cenizas y le dio una calada. La tarde del pueblo parecía habitue, aunque siempre presentaban sus pequeñas diferencias. Los originarios por aquí, los exiliados por allí. Que cansado se encontraba de esa situación.

Se recostó en el banco, con los ojos entrecerrados, volvió a darle una calada al cigarro y observo como el humo que liberaba formaba un pequeño espiral ascendente, suspiro, entre aburrido y sumamente fastidiado. Debería buscar a Tace para que le ayudara a despejar su mente con alguna tontería, pero no sabia por donde andaba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Todo cambia <Debórah>

Mensaje por Déborah J. Mckenroe el Dom Mar 17, 2013 10:14 am

Como otro cualquier día me dispuse a sacar al perro de mi padre. Todavía no comprendía para qué tenía ese perro si sólo se dedicaba a maltratarlo y enseñarle cosas a base de palos, pues, yo, amante de los animales había tenido en más de una ocasión fuertes discusiones con mi padre, el sheriff del condado, acerca de cómo educarlo. El pensaba que un perro era igual que un humano, sí, supuestamente para él lo había creado 'Dios' expresamente para él, para que le ayudara en la labor que tenía en el pueblo: hacer a la gente cumplir con la ley impuesta por algún señor de Harlem. PEro lo que no entendía mi querido padre era que ese perro se estaba volviendo agresivo de tanto maltrato...ni mis caricias, ni mis ánimos de hacer que no fuera así servían. Pobre Herr. Pues tampoco recibía buenos tratos por parte de mi hermano, pues éste era un calco de mi padre.

Así, como rutina, salí hasta el jardín donde el braco weimar me esperaba con ansia golpeando con su rabo los barrotes de la jaula donde yacía. Abrí con cuidado la reja, ya que a veces se emocionaba demasiado y me superaba en fuerza, pero ésta vez salió tranquilo otorgándome un lametón en la mano cuando fuí a ponerle el bozal. Me daba tanta pena ese perro...ojalá algún día pudiera dejarlo suelto y que se fuera lejos, pero era imposible, pues ese perro era reconocido en la ciudad ya que mi padre siempre que tenía que ir a detener a alguien lo llevaba consigo y con él se volvía completamente distinto, porque mi padre le enseñaba a quién debía tenerle odio y a quién no. Como por ejemplo a los grandes católicos, a esos jamás les atacaría pues mi padre se pasaba horas enseñándole fotos de las cuales...no sé como, le hacía distinguir de los 'buenos' y de los 'malos'.

Una vez ya con el bozal y la correa me dispuse a salir, haciendo un poco de footing de vez en cuando con el por las calles a pesar del frío calante. Todo iba bien hasta que al parecer vió algo que no le gustó, que miraba fíjamente y que le hacía ponerse en una posición de ataque. Me asusté por un momento, no sabía si se pondría a atacar a alguien y lo peor era que si lo hacía yo no podría detenerlo. -Herr... -Murmuré agachádome y acariciándole una de las orejas para intentar relajarlo, pero seguía mirando a un punto fijo. Le seguí la mirada que llegaba hasta un chico que estaba tumbado encima de un banco. ¿Sería uno de los que mi padre le enseñó que debía atacar? -Shh shh... -Me levanté intentando girarlo, pero era como una piedra de mármol imposible de mover. Entonces, planeé mentalmente algo para que ese chico se fuera con discreción de allí. Agarré una pequeña piedra y se la lancé desde los 10 metros de distancia que estábamos, cosa que el perro siguió con la mirada, flipando por momentos con mi puntería. -¡EH! ¡Tú! ¡El de rojo! Parece que le gustas a mi perro y no precisamente como amigo, muévete de ahí, no podré agarrarlo si empieza a correr tras tuya. -Dije poniendome la mano que tenía libre en un lateral de mi boca para que mi voz se escuchara más. Quedaría como idiota, pero esque no podía moverlo...daba igual los tirones que le pegara a la correa, el perro seguía imparsible, sin moverse, como una estatua pesada. A veces lo odiaba. Me haría montar el espectáculo por capricho.
avatar
Déborah J. Mckenroe


Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Edad : 24
Localización : Encerrada en casa (sólo a veces) trabajando como una negra para que todo esté al gusto de mi queridísimo padre.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo cambia <Debórah>

Mensaje por Invitado el Miér Mar 20, 2013 3:31 pm

Demas estaba decir que Ciro no esperaba aquello.La piedra y la voz de aquella rubia hizo que se sobresaltara , parpadeo varias veces para comprender que era lo que estaba sucediendo hasta que comprendió al ver al perro.

El moreno frunció el ceño al notar el nivel de agresividad en el, por alguna razón el perro lo miraba como si quisiera comerselo. Se levanto con suavidad y dio unos paso en dirección de la chica, aunque caminando en forma de zig zag, y no en linea recta. Si salia corriendo, lo único que lograría es que el perro saliera a atacarlo con mas ganas y arrojara a su dueña contra el suelo. El perro continuaba gruñiendole pero se mantuvo tranquilo, a pocos metros de el, bostezo y estiro los brazos. Rezaba por que eso funcionara o si no estaría jodido. No miro al perro, pues no quería alterarlo mas, solo esperaba a que se calmará y así poder salir de la Plaza sin el perro agarrado a su pierna.

Según Ciro no había perros agresivos, si no malos dueños, aunque no terminaba de identificar a la muchacha, el perro se le hacía vagamente familiar. Tal vez lo había visto por el pueblo, pero no con la chica. Sacudió la cabeza, y bostezo una vez mas, ya no le estaba gruñiendo. Sonrío complacido ante su logro -Ya, todo bien..- Murmuro, y se alejo un poco, volviendo a su banco, busco otro cigarro entre sus ropas y lo encendió.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Todo cambia <Debórah>

Mensaje por Déborah J. Mckenroe el Dom Mar 31, 2013 4:48 am

Pero ¿qué coño estaba haciendo? Se levantó con total tranquilidad y comenzó a caminar hacia mi posicion y la de Herr. Solté la cadena del perro institivamente, no quería ser arrastrada por él y ese chico se la había jugado el mismo si el perro comenzaba a correr yo no me haría responsable, era él el que le estaba tentando. -Demasiado valiente eres tú. -Vacilé una vez que lo tenía en el frente, bostezó, se estiró...paciente, sin prisa. No tenía miedo por Herr.

¿Era un hipnotizador de perros o esque de repente se le había pasado todo al perro? Se había calmado...o eso parecía, de todas maneras dejé la cadena sin cogerla, la dejé en el suelo pues no sabía si echaría a correr o no todavía.

Se volvió a largar tan flamante como había venido y Herr se puso de nuevo a la defensiva, elevé una ceja mirando a ambos. ¿A quien debía comprender ahora? Herr comenzó a olisquear el suelo por donde había pisado éste y torció de nuevo el rostro, viendosele de nuevo mosqueado. Le seguí de lejos, dejando que olisqueara cuanto quisiera, sin tener aún la cadena a mi disposición. Se estaba encaminando hacia el banco de aquel chico hasta llegar a él y olisquear los alrededores. -Uhm... -Seguí con la mirada al perro y después miré al chico con lentitud. -Es raro que se comporte así, jamás lo había visto con esa agresividad. Perdona ese echo. -Me disculpé gentilmente, volviendo a mirar al perro.


PD; Siento la tardanza, user ha estado ocupadísimo con la semana santa y demás. Prometo compersarte Razz
avatar
Déborah J. Mckenroe


Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Edad : 24
Localización : Encerrada en casa (sólo a veces) trabajando como una negra para que todo esté al gusto de mi queridísimo padre.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo cambia <Debórah>

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.