Invierno


01

Abril

2013
Últimos temas
» ✝ Dementium: Welcome to Ibernbur Island {Normal}{+18}
Lun Jun 17, 2013 8:17 am por Invitado

» The End of Our Days [Afiliacion Elite]
Lun Jun 17, 2013 3:02 am por Invitado

» Skipping Stone - Afiliación Élite Confirmada
Miér Mayo 29, 2013 1:41 pm por Invitado

» We Came to Smash - Elite
Vie Mayo 17, 2013 12:24 pm por Invitado

» Rendez-vous; Héd
Jue Mayo 16, 2013 6:04 pm por Irene Brauner

» •• Dirty Passion +18 {ÉLITE} Cambio de botón.
Mar Mayo 14, 2013 6:22 pm por Invitado

» No hay estrellas en este cielo [ Lodewijk ]
Dom Mayo 12, 2013 10:14 pm por Lodewijk T. van Otterloo

» The Balance [Normal]
Vie Mayo 10, 2013 10:21 am por Invitado

» Enjoy the Silence 4.0 {+18 || Terror || Un año Online }{Élite}
Lun Mayo 06, 2013 8:14 am por Invitado

Burn In Hell RPGPhotobucketMementoGossip Girl RPGDirty Passionthe game is onFatal Beauty Hogwarts ReductoCruel Intentions

Nobody’s Song {Robert J. Zillmer}

Ir abajo

Nobody’s Song {Robert J. Zillmer}

Mensaje por Lodewijk T. van Otterloo el Mar Mar 26, 2013 12:03 am

Senki Dala by Venetian Snares on Grooveshark
«Nuestra existencia no es más que un cortocircuito de luz entre dos eternidades de oscuridad.»
—Vladimir Nabokov

Tarde o temprano tenía que suceder, Lodewijk mentiría si dijera que no había estado esperando el momento, pero eso sí, no agradeció haber sido asignado con alguien más, sobre todo, con alguien que ejercía de vigilante contra su voluntad, desde un principio se mostró receloso con su compañero, cruzó palabras al encontrarse para cumplir su misión, un saludo, una presentación y fue todo, sí, el psiquiatra era amable en demasía, pero tampoco podía sacar jugo de las piedras, donde había temas en común, nada se podía hacer; les fue asignada una vieja, casi destartalada camioneta Toyota quién sabe qué año, les serviría bien, les dijeron. Robert –así se llamaba el otro- condujo y salieron del pueblo, el mayor se dedicó a observar por la ventanilla con los brazos cruzados, no tenía nada en común con el otro sujeto como para iniciar una conversación, prefería el silencio incómodo a una plática inútil. Por un momento giró para ver cómo se alejaban, era la primera vez desde que había llegado a Harlem que salía, sabía que sólo harían lo suyo y regresarían con una nueva alma en pena, ni más, ni menos, tampoco es que estuviera ansioso por huir, aquel sitio había resultado todo lo que había estado buscando por años, tan era así que no cuestionaba demasiado las obvias incógnitas que flotaban en el aire de la villa. Suspiró y regresó a su posición original. Los árboles pasaban a su lado, el armatoste aquel parecía no poder ir muy rápido, de dónde había salido era un misterio, en todo aquel lugar no había un vehículo automotor, era como si hubiese aparecido sólo para que ambos cumplieran su misión.

Volteó a ver al otro, abrió la boca para decir algo, pero luego se calló, así avanzaron, en silencio, como si ambos no estuvieran en compañía uno del otro, la verdad es que si Lodewijk estaba tolerando todo aquello era porque así estaba estipulado entre sus funciones de vigilante y porque en verdad tenía curiosidad sobre cómo sería aquella persona por la que iban, no era lo que más disfrutaba de su nueva posición, pero tampoco iba a despreciarlo, siempre era bueno observar a alguien en situaciones de tanto estrés como la que estaban a punto de llevar a cabo. Poco a poco el tenebroso ambiente de Harlem era dejado atrás, el sol volvía a brillar entre los árboles, si les habían asignado un auto era porque el objetivo de su cacería no debía estar lejos.


I was in the darkness, so darkness I became
avatar
Lodewijk T. van Otterloo


Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 12/03/2013
Edad : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nobody’s Song {Robert J. Zillmer}

Mensaje por Robert J. Zillmer el Miér Mar 27, 2013 12:31 am

No era mucho tiempo el que llevaba en Harlem pero con un año en aquel pueblo contaba con la experiencia para llevar acabo de ese tipo de encargos. El día anterior había dejado el hospital no sin antes llenarse los bolsillos de jeringas y un frasco de sedante, ya en su cabaña preparo un par de las jeringas y se la echó en el bolsillo interno del abrigo que llevaría al día siguiente y aunque Morfeo, al igual que otras noches, no llamó a su puerta, él se obligó a dormir porque no sabía que le deparaba el día de mañana, tenía en su poder un mapa y un sobre, él curioso había sopesado el peso del mismo y había adivinado su contenido, le era confirmado de nuevo que el ser que mandaba en aquel lugar tenía alcances inimaginables.

Salió de su cabaña apenas los rayos del Sol comenzaron a destellar sobre el horizonte, echó un vistazo al paisaje que le brindaba el cementerio y salió andando hacía el lugar donde se encontraría con otro vigilante. En aquella misión lo único que le resultaba fuera de lugar era el trabajo en equipo. Apretó el paso, y observó complacido como llegaba al mismo tiempo que el otro Vigilante. Mentiría si dijera que no lo había visto, sabía que no era uno de su tipo, él hacía su trabajo por iniciativa propia, lo buscaba, lo disfrutaba pero jamás habían cruzado más de 3 palabras. Les fueron entregadas las llaves, no supo en qué momento se decidió que él manejaría pero no tuvo ninguna objeción. Recorrió la descuidada carretera que llevaba a la salida del pueblo y enseguida supo que no sería un viaje corto.

-Relájate, nos espera varias horas de carretera.- sacó de su abrigo el mapa y le señaló un punto cercano a la costa, Harlem se encontraban cerca de la frontera alemana con Polonia, aquella ciudad señalada en el mapa estaba justamente situado a medio camino entre Polonia y los Países Bajos. - Ya debes saber que con este cacharro, tendremos suerte si llegamos antes del atardecer.-

Frunció ligeramente el ceño y pisó el acelerador, enseguida el motor sonó forzado así que desistió en su intento de ir más rápido y ganar tiempo, no deseaba averiarlo, retrasar el trabajo y enfadar a su jefe. Fijó la vista en el camino, deseaba deshacer aquel silencio incomodo aunque conociendo a su interlocutor tal vez esto no fuera lo más adecuado.


Última edición por Robert J. Zillmer el Jue Abr 04, 2013 11:10 pm, editado 3 veces
avatar
Robert J. Zillmer


Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 10/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nobody’s Song {Robert J. Zillmer}

Mensaje por Lodewijk T. van Otterloo el Dom Mar 31, 2013 2:20 am

Miró al otro cuando le habló, pero no contestó, principalmente porque no sabía qué responder, pero también porque le parecía fútil hacerlo, trabajar en equipo no era lo suyo, pero sabía que era un precio que tenía que pagar para que le dejaran hacer en Harlem todo lo que le criticaron en el exterior, incluso, bajo esa premisa, lo veía justo, su único deseo voraz era ese mismo, el de ser completamente él, el psiquiatra cruel sin razones aparentes para serlo, y si eso significaba pasar un par de horas con ese hombre, que no era tan desagradable como algunos otros que conocía, qué más daba. Su atención después se dirigió a un letrero en la carretera que anunciaba a Groningen, reconoció el nombre, pues eso ya no era Alemania sino los Países Bajos, claro que el nombre estaba acompañado de una cifra de tres dígitos, sabía que no llegarían hasta allá, pero así se ubicó respecto a la dirección que habían tomado, tampoco es que la melancolía hubiese atacado, era un hombre que sabía tener autocontrol de sus emociones, frío y distante todo el tiempo, incapaz de sentimientos profundos, o a esa idea se había hecho al menos al pasar de los años y al confirmar más y más que la raza humana no le inspiraba gran cosa.

-¿Tienes idea de a dónde vamos? –la pregunta era tramposa, el otro desde luego tenía idea, sino no estaría al volante, la trató de formular del modo más amable posible, lo cual no era difícil para un tipo como él, el perfecto actor social aunque en verdad todo le pareciera tan abúlico excepto su campo de práctica; para conseguir ciertas cosas, sabía bien, había que ser cortés, se abrían más puertas así que por la fuerza-, ¿sabes por quién vamos? –esta vez su pregunta salió más rauda y directa, porque estaba formulada desde la curiosidad más sincera, el otro parecía mucho más enterado de ese procedimiento, pero que no supiera no le iba a parecer una sorpresa, todo en ese pueblo parecía estar envuelto en misterio y Lodewijk tenía una relación amor-odio con ese hecho, era un tipo lógico, que buscaba respuestas, y no tenerlas realmente podía sacarlo de sus casillas, pero a su vez, que todo fuese tan hermético parecía tener sus ventajas, podía ser todo lo cruel que quisiera al amparo del sigilo en Harlem. Luego carraspeó y se removió en su sitio, se acomodó más derecho y miró de nuevo por la ventanilla, todo el trayecto se le haría eterno, sobre todo porque al llegar a su destino y a su regreso al pueblo, tendría bajo su yugo una pobre y nueva alma que atormentar, eso era lo que lo emocionaba más de todo eso, no tener que hacer conversación y mirar pasar árboles uno tras otro en la carretera.


I was in the darkness, so darkness I became
avatar
Lodewijk T. van Otterloo


Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 12/03/2013
Edad : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nobody’s Song {Robert J. Zillmer}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.