Invierno


01

Abril

2013
Últimos temas
» ✝ Dementium: Welcome to Ibernbur Island {Normal}{+18}
Lun Jun 17, 2013 8:17 am por Invitado

» The End of Our Days [Afiliacion Elite]
Lun Jun 17, 2013 3:02 am por Invitado

» Skipping Stone - Afiliación Élite Confirmada
Miér Mayo 29, 2013 1:41 pm por Invitado

» We Came to Smash - Elite
Vie Mayo 17, 2013 12:24 pm por Invitado

» Rendez-vous; Héd
Jue Mayo 16, 2013 6:04 pm por Irene Brauner

» •• Dirty Passion +18 {ÉLITE} Cambio de botón.
Mar Mayo 14, 2013 6:22 pm por Invitado

» No hay estrellas en este cielo [ Lodewijk ]
Dom Mayo 12, 2013 10:14 pm por Lodewijk T. van Otterloo

» The Balance [Normal]
Vie Mayo 10, 2013 10:21 am por Invitado

» Enjoy the Silence 4.0 {+18 || Terror || Un año Online }{Élite}
Lun Mayo 06, 2013 8:14 am por Invitado

Burn In Hell RPGPhotobucketMementoGossip Girl RPGDirty Passionthe game is onFatal Beauty Hogwarts ReductoCruel Intentions

Rendez-vous; Héd

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rendez-vous; Héd

Mensaje por Irene Brauner el Dom Abr 28, 2013 4:34 pm

¿Qué tengo que hacer qué, madre?

Traer a tu hermano, no quiero que regrese solo. –Replicó su madre sin dirigirle una mirada, estaba más ocupada en el pañuelo que tejía sin ninguna dificultad. Irene pudo ver como sus dedos se movían a una velocidad que suavemente se envolvían en una habilidad de hace mucho. Su madre normalmente tejía, cuando se sentía nerviosa o alterada. No quiso preguntar directamente. –Desde ayer tose con dificultad y no quiero que regrese con sus amigos, probablemente vaya a jugar en vez de venir a casa temprano para descansar.

Su madre levantó el rostro y le instó a irse con una mueca severa. Sin detenerse en lo que hacía. Nadie dijo más e Irene tomó un abrigo y los guantes. No deseaba exponerse a enfermarse, ahora que alguien ya estaba probablemente en proceso de un catarro. Ese día tenía planeado leer algún libro hasta donde pudiera y luego ir tarde a la cafetería. En los últimas semanas, se había quedado hasta tarde en el trabajo, por lo cual ahora podía tener permiso para quedarse un poco más e ir luego después del almuerzo. Se apresuró en ir a la escuela elemental, aunque con cierto desgano. Estaría rodeada de niños que no hacían más que saltar de un lado a otro y la marearían con sus juegos incesantes.

Se encaminó y después de algunos minutos vio a lo lejos la figura de la escuela. Normalmente no hacía esa clase de encargos, puesto que sus hermanos ya estaban lo suficientemente grandes para manejarse solos, sobre todo los suyos que eran dos varones que no querían que las mujeres del hogar fueran tras de ellos. Irene concordaba con ellos, sin embargo, su madre estaba preocupada. No pasaba a menudo por ella, no tenía ningún camino que conectara y pudiera cruzarse con todos los niños que asistían. En realidad, hasta cierto modo lo evitaba. Tenía sus razones, aunque nunca había reflexionado sobre ello. Vio su reloj y cayó en la cuenta que había cometido una equivocación llegar antes de lo debido. Su reloj de mano nunca estaba a la hora, por pura anticipación había decidido que debía tenerlo media hora antes. Por lo cual, ni un alma rodeaba la escuela.

No sentía muchos deseos de regresar a casa, volver por un camino conocido y repetir la acción. No se consideraba una perezosa, pero extrañamente esa clase de acciones le quitaban cualquier energía. Evitar repetir el trayecto era uno de sus tantas costumbres, desde muy pequeña. Podía ser muy tozuda y quedarse en el lugar, hasta que finalmente tuviera que irse. Precisamente lo que haría, se dirigió con un paso lento hacia la puerta de entrada, buscando alguna clase de asiento cercano donde pudiera esperar.


I NEVER PROMISED YOU AN OPEN HEART
You fool me again to quiet my pride... but I'm a human





avatar
Irene Brauner


Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 12/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rendez-vous; Héd

Mensaje por R. Héddavē Crohënberg el Dom Abr 28, 2013 9:41 pm


When you hold me, I’m dead
Escuela elemental – Martes Nublado - Media-Tarde – Irene.



La incertidumbre parecía aguardar por ella cada día. Desde que sus ojos se abrían hasta cuando se cerraban, Ruth no parecía encontrar la calma, incluso cuando oraba por horas, ella siempre terminaba encontrando una paz efímera que llegaba a deshuesar su valentía. Ella no había soñado con él desde... años. Se había resignado a una vida de silencio y de culpa. Pero desde que había destapado la gran olla y Bertram se había enterado de todos los secretos que ella escondía con tanto ahínco, nada había vuelto a ser lo mismo. Ahora ella no dormía plácidamente, aunque nunca lo había hecho, pero ahora, el más mínimo ruido podía despertarla e inmediatamente pegaba su oreja a la pared, para escuchar si había un grito agónico y una súplica. Nada. Y la incertidumbre seguía, día a día, y ya había pasado una semana.

- No tienes que agradecerlo Beth, lo hago con todo el gusto del mundo. - Su compañera de trabajo había enviudado poco antes de que ella hubiese retornado a Harlem, y de todos sus colegas del hospital, ella había sido la única agradable como para preocuparse por la rubia e incluso, confiarle un favor. El turno de Beth había sido copado y su hijo había llamado por un reporte que había olvidado su madre de entregarle y que lo necesitaba presentar con urgencia. Por supuesto que salir del puesto de trabajo, incluso para alguien que no era un exiliado, era un insulto que podía costarle más que el simple empleo, así que Ruth se ofreció a hacer la entrega. - Bien, me voy. - Terminó de cambiarse y cerró el closet para trotar rumbo a la escuela. El hospital a penas y quedaba a unas cuadras, por lo que caminar le había sentado la mar de bien. Las miradas directas y molestas nunca faltaban, pero mientras más se acercaba, más parecían encenderle las mechas de los cuchicheos. La rubia enderezó su falda a cuadros y revisó su blusa abombachada. Vestía un conjunto modesto y pulcro de colores pasteles que, sin duda, llamaban la atención desde que sus bucles dorados caían con gracia sobre sus hombros y su sonrisa parecía una invitación a las malas lenguas de las mujeres del pueblo. Pero poco le importaba, ella tenía cosas más importantes con las que preocuparse.

En la puerta esperaba una criatura impaciente, y rápidamente Héd pudo deducir que era el hijo de Beth. Sus mismo cachetes y sus caídos ojos verdes, era sin duda uno de los rasgos más congénitos que podía notar la rubia, tal vez el cabello azabache lo había heredado su padre, ya que Beth era una pelirroja con pecas en todo el rostro. - Beth vendrá a recogerte así que espera que tengas suerte con el reporte. - Dijo Ruth entregándolo, sonriendo con ternura mientras le parecía tan adorable el rubor de las mejillas de Ethan. El niño agradeció en silencio y corrió hacia su salón, no sin antes detenerse y sonreír a la rubia con ingenuidad. Ella le hizo de la mano y entonces, cuando la figura del niño se perdió en el umbral de su clase, suspiró. - Hijos... - Y entonces sus brazos la envolvieron en un auto consuelo. Se quedó mirando las aulas, detenidamente, el viento soplaba y ella no parecía inmutarse en lo más mínimo. Una punzada en su pecho parecía ahogarle y sentía como las lágrimas le amenazaban con caer en un diluvio masivo. Pero ella guardó compostura y suspiró, botó aire toscamente y giró sobre sus talones, justo para detenerse en una visión poco cotidiana. Ella.

Ruth dudó en acercarse y no fue hasta que caminó lentamente hacia el muro que había para sentarse justo en la entrada y tomó una bocanada de aire - ¿Irene? - Esperaba que su memoria no fuese tan mala como su suerte.

exilium
avatar
R. Héddavē Crohënberg


Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 01/03/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rendez-vous; Héd

Mensaje por Irene Brauner el Miér Mayo 01, 2013 4:39 pm

No daba caso volver a mirar el reloj, pero pensó que tal vez fuera buena idea poner la hora adecuada. El hecho de ser tan estricta con los horarios, ahora no le servía de mucho. Podría reprogramar su reloj, al menos ahora no necesitaba estar tan atenta por si era tarde o temprano. Esperaba que su hermano saliera de prisa, a pesar de conocerlo por ser un niño que se rodeaba entre sus compañeros para jugar y por perder el tiempo sin ningún cuidado.

Se acarició las manos, distraída, estaba un poco disgustada de esperar ahí. Sin mucho que hacer, no estaba ansiosa por la compañía de alguien... ¿Pero acaso tendría mucho que hacer? En aquel frío era imposible de relajarse. Por ello muchas veces odiaba aquel clima, Irene soñaba en muchas ocasiones con un sol radiante que le robara el aliento y con playas que ensuciaran sus pies de arena. Sin embargo, eran tan solo eso, sueños. La realidad de ella estaba en Harlem.

Bajó la vista, observando su falda. Estaba un tanto descolorida y se apenaba que no hubieran tantos lugares, donde pudiera conseguir más ropas para ella. Le gustaba tener ropa variada, sin tener que abusar de repetir el vestuario, pero últimamente no había podido conseguir mucho. Así, más atenta a cómo buscar la manera más cómoda de pasar el rato sentada en ese lugar, se dio con la sorpresa, cuando escuchó que alguien la llamaba. No estaba segura si era su imaginación, si era el ruido o si en verdad le estaban llamando. Levantó levemente el rostro, buscando con la mirada a todos lados. No reconocía la voz, ¿acaso sería un extraño? Había demasiada familiaridad, puesto que se sabía su nombre.

Cuando sus ojos por fin encontraron al dueño de la voz, no supo si responder o alejarse de ahí. Se quedó sin inmutarse y sin saber exactamente qué decir. Para lástima de Irene, su memoria nunca fallaba. A pesar de los años podía reconocer aquel rostro, a pesar de la cierta madurez en la cual ese rostro ya se había dejado cambiar. El encuentro sería inevitable, ¿para qué negarlo? En ese pueblo, la regla premiaba a que siempre ocurriera por su pequeño tamaño. Tragó en seco. Sabía muy bien la causa de su nerviosismo. –Héd...–Susurró, la veía como si se tratara de una ilusión. Como si se tratara de un espejismo y aquella no era la joven a la cual la gracia había regalado tanta belleza. –Sí, soy yo, Irene. –Replicó, en su rostro podía leerse el atisbo de desconcierto. No estaba viendo a un fantasma. Era ella, la chica a la cual habían castigado duramente años atrás. Ella, quienes muchos le habían dado la espalda y habían ahogado su recuerdo en calumnias. Cuando Irene supo de su regreso, había millones de dudas que habían saltado e su cabeza. Solo que no esperaba encontrársela ahí, precisamente ahí.


I NEVER PROMISED YOU AN OPEN HEART
You fool me again to quiet my pride... but I'm a human





avatar
Irene Brauner


Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 12/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rendez-vous; Héd

Mensaje por R. Héddavē Crohënberg el Miér Mayo 01, 2013 6:22 pm


When you hold me, I’m dead
Escuela elemental – Martes Nublado - Media-Tarde – Irene.



Se sumergió en un vago recuerdo de su niñez y juventud robadas, uno de los pocos recuerdos felices de los cuales Ruth podría alardear en una reunión entre amigos. Las risas de los niños teñidos por los resplandores que otorgaba el resplandor del astro rey, las burlas, las peleas, las tendidas de mano e incluso las sonrisas que parecían haberse perdido en Héddavē. Ella podía haber cambiado, era una realidad universal, todo cambiaba, el tiempo nunca se detenía y de una u otra manera, los vestigios de lo que alguna vez fuimos eran la única manera de reconocer que alguna vez, estuvimos allí, que alguna vez conocimos a alguien y la amamos o la odiamos. Tal vez ese vestigio fue el que, dudosamente, Ruth reconoció. La voz de Irene le hizo sonreír, suavemente, había cambiado, al parecer aún conservada la delicadeza de sus palabras, pero los decibles eran un tanto más altos de los que ella solía exponer. - Me alegra que fueses tú... no sabría qué hacer de haberme equivocado - Habló, con cierta alegría y nerviosismo en su voz, oculta tras una sonrisa suave que dejaba ver hoyuelos a ambos lados de sus comisuras. Mordió su labio inferior y entonces volvió su vista hacia Irene, esta vez, observándola con curiosidad - Creí que no recordarías mi nombre, ni mi rostro... - Confesó, con una timidez impropia de ella, pero que nuevamente se ocultaba tras la algarabía contenida en esa sonrisa cálida.

habían dicho pestes de Ruth, comentarios mal intencionados, mentiras, verdades a medias, verdades absolutas. ¿Qué versión le hubiese agradado más a Irene?. Pareciera que ninguna, al menos, su rostro parecía más asustado y desconcertado que asqueado e indignado. Eso le hizo aliviar aún más y sus músculos se predispusieron a relajarse. Héd suspiró antes de que su mirada se desviase hacia las aulas y mirase algunas cabezas asomar entre las ventanas - ¿ Hermanos ? - Preguntó, vagamente.

exilium
avatar
R. Héddavē Crohënberg


Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 01/03/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rendez-vous; Héd

Mensaje por Irene Brauner el Jue Mayo 16, 2013 6:04 pm

Lo siento ;;;;;;;; recién pude desocuparme e inspirarme.

Ni una sola alma era testigo de aquel encuentro entre ambas, quizás en esa soledad debían de aprovechar antes de que alguien las encontrara y pudiera interrumpirlas. Se sintió levemente complacida de que la otra la reconociera y se alegrara por su presencia. Movió apenas los labios para dejar una vaga sonrisa dibujada, no sabía de otra manera de agradecerle por sus palabras.

Desde pequeña no había sido tan expresiva y no había mejorado mucho ahora ya casi adulta. Si se le comparaba con su compañera, aparentemente a Irene no le producía ningún efecto ni reacción el hecho de que se hubieran encontrado en ese preciso momento. –No te preocupes, soy yo. –Trató de tranquilizarle, aunque no confiara realmente que sus palabras pudieran ayudarle. Pensó en ofrecerle asiento al lado suyo, aunque no sabía si deseaba alargar esa conversación. Sin embargo, antes de que pudiera darle la invitación, Ruth volvió a hablar. –A veces puedo acordarme, otras no. –Respondió vagamente. En realidad, Irene tenía una memoria bastante envidiable y funcionaba sobre todo con las caras de las personas. En otro momento, hubiera deseado que esa memoria no interfiriera, pero al final siempre terminaba recordando. Ella incluso, tenía el vivo recuerdo de los años anteriores y el recuerdo en cierta manera quemaba, ahora que se encontraba al lado de la otra. “¿qué ha sucedido contigo todos estos años?”, pensó, apenándose de esa curiosidad que tal vez podría incomodarle. –No has cambiado tanto, en serio. –Entonces, Héd seguía siendo la misma belleza que había perdurado en los pensamientos de Irene en el pasado. Tal vez, más de una vez lo había reflexionado, una belleza que poseía un alto precio.

Le observó, distrayéndose ante la visión de su precioso cabello. No era envidia, pero a ella siempre le había agradado la forma de su cabellera. La forma en la cual brillaba, a pesar de que el clima no era especialmente claro, su atractivo era tal que más de una vez había deseado pasear sus dedos y sentir la suavidad que reflejaba. A su lado, al menos a su opinión personal, lucía insignificante. No era tan agraciada como Ruth, mucho menos podría causar todos los suspiros que esta provocaba con un simple gesto. Con el tiempo, sus rasgos habían madurado, casi florecido. Irene no moría por atraer las miradas, pero no podía evitar hacer aquella comparación.

Perdida entre aquel pequeño detalle, entendió confusamente la pregunta de Ruth. Enarcó las cejas, suavemente, tratando de ver a qué se refería. Siguió la mirada de la otra, hasta que por fin pudo comprenderlo. –Oh, eso. –Sonaba estúpida, seguramente. No había sido a propósito, después de todo. –Estoy esperando al menor, lo llevaré a casa, antes de que huya con alguno de sus amigos. –Suspiró pesadamente ante la idea de regresar con su pequeño hermano, esperaba que no se negara rotundamente y pusiera en duda su responsabilidad. Usualmente eran niños bastante tranquilos…excepto con ella.



I NEVER PROMISED YOU AN OPEN HEART
You fool me again to quiet my pride... but I'm a human





avatar
Irene Brauner


Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 12/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rendez-vous; Héd

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.