Invierno


01

Abril

2013
Últimos temas
» ✝ Dementium: Welcome to Ibernbur Island {Normal}{+18}
Lun Jun 17, 2013 8:17 am por Invitado

» The End of Our Days [Afiliacion Elite]
Lun Jun 17, 2013 3:02 am por Invitado

» Skipping Stone - Afiliación Élite Confirmada
Miér Mayo 29, 2013 1:41 pm por Invitado

» We Came to Smash - Elite
Vie Mayo 17, 2013 12:24 pm por Invitado

» Rendez-vous; Héd
Jue Mayo 16, 2013 6:04 pm por Irene Brauner

» •• Dirty Passion +18 {ÉLITE} Cambio de botón.
Mar Mayo 14, 2013 6:22 pm por Invitado

» No hay estrellas en este cielo [ Lodewijk ]
Dom Mayo 12, 2013 10:14 pm por Lodewijk T. van Otterloo

» The Balance [Normal]
Vie Mayo 10, 2013 10:21 am por Invitado

» Enjoy the Silence 4.0 {+18 || Terror || Un año Online }{Élite}
Lun Mayo 06, 2013 8:14 am por Invitado

Burn In Hell RPGPhotobucketMementoGossip Girl RPGDirty Passionthe game is onFatal Beauty Hogwarts ReductoCruel Intentions

Prisoners to share a cell - Irene

Ir abajo

Prisoners to share a cell - Irene

Mensaje por Dave Kessler el Mar Abr 30, 2013 8:13 pm

Le han clavado los pies al suelo, así debe ser ya que no puede moverse.
Hay abejas revoloteando a su rededor, zumbando, aleteando cerca de su piel. Todas obreras ocupadas en su rutinario trabajo, cansadas seguramente pero ninguna con la inteligencia de quejarse, deben tener cuidado o la reina pudiera anticipar su muerte si acaso se atreven a levantar la voz. Así es como piensa respecto a este lugar, es lo que obtiene de mirar por demasiado tiempo a los habitantes de Harlem que se mueven de un lado a otro metidos en labores que esta seguro no los satisfacen, pero que realizan sin protestar al igual que él, por que ya es uno de ellos.

Busca empleo. Es lo primero que aconsejo su mente una vez que sus pasos dejaron las primeras huellas en la calle. No podría seguir viviendo del aire que respira, tenía la idea que dentro de poco el mismo aire se volvería costoso y no tendría monedas con que costearlo. Lo cierto es que no fue difícil, Dave no tienen una gran lista de habilidades entre las cuales decantarse, es un bueno para nada si se lo preguntan a su padre, pero uno que sabe bien lavar platos y limpiar mesas. Con tal idea, que al pensarse con detenimiento resulta vacía pero segura, se detuvo en el umbral de la cafetería solo guiado por el olor del café recién tostado que se anticipa calles atrás. El solo aroma lo hace sentir extrañamente satisfecho, lo que imagina es el semejante al viejo sentimiento de estar en casa.

Con un suspiro bajo mira el marco de la puerta una vez que la ha pasado, no hay campanilla que repique una vez que entra, algo que le causa decepción. Por algún motivo había pensado que al cruzar aquel umbral sufriría una especie de retroceso en el tiempo dónde mujeres con delantales blancos y blusas con cuellos redondos sonríen a las personas en las mesas, y de fondo, tal vez miraría una rockola cuya melodía ambienta a los empleados animándoles a hablar más alto para superar el ruido de la batería. Sus sueños caen al instante como lo han hecho muchas otras veces, escurriéndose frente a sus ojos abriendo paso al panorama de la realidad.
Una voz masculina interrumpe sus ensoñaciones, claramente estorba el paso. Es a él quien le explica su aspiración de obtener un empleo y por estúpido que parezca lo primero que figura en su currículum es lo bueno que es con los platos y el café. Más impresionante resulta, que aquello convenza.

Soy Dave - su voz es segura, sus movimientos no tanto. Siempre es difícil presentarse. Toca con sus dedos el lado derecho de su cien antes de cerrar la mano en un puño y señalar con el pulgar el objeto de su aclaración - El tipo de ahí me ha dicho que, vas a instruirme. O algo así - pronuncia al final con la voz hecha un susurro. La chica que tiene frente no luce mucho mayor que él, con los cabellos lisos y finas facciones casi apuesta lo que resta de su vida que él la sobrepasa por al menos un par de años - ¿Puedes? - pregunta luego, extendiendo su brazo con la palma de la mano abierta y suspendida en el vacío en espera de ser estrechada. No quiere perder tiempo, ni privarla de sus ocupaciones, encima de eso ¿que tanto podría enseñarle?. Sabe moler el café, su madre acostumbraba comprarlo en grano y molerlo cada mañana al despertar. A pesar de conocer solo las cafeteras de embolo no cree problema hacer girar las perillas de la bastante amplia estructura de metal que tienen tras la barra y que en el poco tiempo que lleva ahí ha despachado al menos dos capuccinos. Pan comido, eso siempre dice.
avatar
Dave Kessler


Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 15/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.